COIXET Y LA PINTURA EN EL PRADO

COIXET Y LA PINTURA EN EL PRADO

El Museo del Prado encarga a Isabel Coixet un documental sobre la figura y el proceso creativo del artista chino Cai Guo-Qiang. El documental que se enmarca dentro de la exposición titulada “El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado” se estrenará en el Museo del Prado en octubre de 2017.

El largometraje que tiene una duración de sesenta minutos, se ha rodado con la última tecnología en 4K, y quiere trasladar al espectador al viaje de creación del artista y su magnético proceso de producción de obra. El documental toma como escenario las ciudades de New York y Madrid, lugar donde el proceso de creación será culminado in situ por el artista durante su periodo de residencia en el Salón de Reinos y expuesto en el edificio de Jerónimos. Cai Guo-Qiang (Quanzou, China 1957), el primer artista vivo que concibe obra inédita para su exposición en el Prado, cercano a la conmemoración de su bicentenario, presentará, el 25 de octubre, “El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado”, una muestra, comisariada por Alejandro Vergara y patrocinada por ACCIONA. La idea de la exposición nace del continuo intercambio del artista con el espíritu y la espiritualidad de Greco y plantea un diálogo con los maestros del Prado en el que tratará de difuminar los límites entre Oriente y Occidente convergiendo en el tiempo en una exploración espiritual de la pintura. Como comenta la propia autora del documental Isabel Coixet: "Admiro a Cai desde hace muchísimo tiempo.

La espectacularidad y magnificente belleza de sus obras deja boquiabierto a medio mundo, a mí incluida, pero su talento no termina en usar una técnica propia y estrechamente conectada con su pasado cultural. Va mucho más allá. Es como si la inundación que hace en el cielo de colores, fuego y resto de pólvora le conectan con algo elevado, místico y claramente único. Acompañar en este nuevo viaje a Cai en la investigación de los maestros en el Prado me hace muchísima ilusión y constituye un reto para los dos. En este proceso quiero plasmar las vicisitudes del proceso creativo, de volver a los referentes, de seguir aprendiendo, probando, experimentando. De riesgo. De evolución artística al fin y al cabo, y por ello de una gran complejidad emocional. Me encanta tener la oportunidad de poder retratar este proceso, de colarme en la intimidad y los momentos de inspiración de un artista que admiro, y de poder espiar sentados en una mesa charlando a Cai Guo-Qiang con Velázquez, Rubens, el Greco o Goya.”

Eduardo Álvarez | Madrid | 15 de septiembre 2017